Agitemos un poco: el misterio de las maracas

Se agitan. Traquetean. Pueden rodar.

Son las maracas, el instrumento de percusión que puede tocar ¡hasta un bebé!

Pero determinar con exactitud el origen de las maracas –sonajeros, agitadores o chac chacs, como también se les puede llamar– no es tan sencillo como se pudiera pensar. Y, según la mayoría de los músicos, tocar las maracas requiere práctica y verdadero entrenamiento. Por lo tanto, agitar las maracas es más complejo de lo que imaginamos en un principio.

Además, la historia de estos originales agitadores de alegría y felicidad se remonta a cientos de miles de años. Tal vez un milenio (o dos). Desde África hasta el Caribe, los instrumentos sonajeros están ligados a muchas culturas de estas diferentes partes del mundo, todas las cuales afirman ser la cuna original del instrumento. El instrumento vinculado a la música latinoamericana y sudamericana, tal y como lo conocemos, tiene una historia de origen que es un misterio sin resolver. Por suerte, muchos medios, incluidas instituciones gubernamentales oficiales de todo el mundo, se han pronunciado sobre el tema, lo que nos ha permitido conocer muchas verdades y curiosidades sobre el origen de las maracas actuales.

¿Qué son las maracas actuales?

Entender el “qué” es más fácil que el “cuándo” en la historia de las maracas. Son sencillamente instrumentos de percusión que constan de un cuerpo hueco y se tocan agitándolas. Suelen tener forma redondeada o de pera y se fabricaban, y se fabrican, a menudo con calabazas, aunque las versiones modernas pueden elaborarse con otros materiales, como madera, plástico o materiales sintéticos.

El cuerpo de una maraca se rellena con diversos objetos, como semillas, cuentas o pequeñas piedras (u otros materiales, según Peter Griffin, el padre favorito de Family Guy).

Cuando se agita el instrumento, estos objetos chocan con las paredes del cuerpo hueco, creando un sonido de traqueteo o tintineo. Las maracas suelen tocarse de dos en dos, una en cada mano.

Sin embargo, no hay dos maracas que suenen igual, como puede atestiguar cualquier músico. Descubrir la historia de estos instrumentos aparentemente sencillos es un misterio que conduce a varios lugares emblemáticos de todo el mundo y se remonta a los inicios de la humanidad.

Antiguas pirámides egipcias y maracas Algunos creen que los instrumentos que suenan podrían haberse originado durante la Edad de Piedra. Otros dicen que en la Edad de Bronce, junto con el origen del tambor. Otros marcan los albores de las antiguas civilizaciones de África con estas amplias variedades de sonajas. Ahí empieza esta historia del origen.

Foto de sistrum cortesía del Metropolitan Museum of Art, CC0, vía Wikimedia Commons.

Uno de los predecesores africanos más antiguos de la maraca actual se remonta a las pirámides de Egipto. Al igual que las maracas actuales, los sistra (la forma plural de “sistrum”) es un instrumento de percusión. Los antiguos sistros –algunos decorados para los dioses, como las pirámides– consistían en un armazón metálico atravesado por varillas o anillos móviles. Cuando se agitaban o golpeaban, las piezas de metal producían un sonido metálico. En su época de esplendor egipcio, el sistro tenía un significado religioso y ceremonial, se asociaba al culto de las divinidades y se tocaba a menudo durante rituales y festivales religiosos. Se creía que el sonido tintineante del sistro tenía un carácter sagrado y protector.

Según The Museum of Art, Rhode Island School of Design, que tiene un sistro en su colección de las Galerías del Antiguo Egipto, las sacerdotisas, o a veces el rey, “agitaban los sistra durante los festivales religiosos para apaciguar los aspectos violentos de la naturaleza de Hathor”.

Al igual que las maracas, el diseño y la construcción de los sistra variaba en función de la época y la región. Aunque el sistro es un instrumento originario del antiguo Egipto, también se introdujeron sonajas similares en otras culturas. Por ejemplo, se encontraron variaciones del sistrum en Grecia y otras partes de África.

Hoy en día, se usa una versión más moderna del sistro en algunos contextos de música tradicional y folclórica, a menudo como símbolo de antiguas tradiciones culturales. A veces también se incorpora a composiciones musicales modernas, aportando un sonido único y distintivo.

Las raíces puertorriqueñas de las maracas Vayamos con lo que sí sabemos: las maracas, que se infiltran en los sonidos de la música caribeña y latinoamericana, tienen sólidas raíces que se remontan a las culturas indígenas de Latinoamérica, sobre todo en las regiones de Mesoamérica, el Caribe y África.

Foto de una maraca africana por Serg Childed, CC BY-SA 4.0 https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0, vía Wikimedia Commons.

En estas culturas se crearon diferentes tipos de instrumentos sonajeros usando materiales naturales como calabazas, conchas o vainas de plantas. Al igual que el sistro del Antiguo Egipto, estos instrumentos de percusión solían tener un significado espiritual o ceremonial y se usaban en diversos rituales, celebraciones y actuaciones musicales.

Durante años, los músicos han usado las maracas para llevar el compás y proporcionar acompañamiento rítmico en géneros musicales latinos como la salsa, la cumbia, la guaracha, el merengue, el son, el chachachá y el mambo (por nombrar algunos). Según los historiadores, la llegada de los colonizadores europeos al Caribe desencadenó el idilio mundial con las maracas.

Algunos dicen que la palabra española “maraca” deriva de la palabra taína “maráka”, que se refería a un instrumento similar usado por los taínos del Caribe.

Y los colonizadores españoles acabaron incorporando las maracas a sus propias tradiciones musicales, en Europa y otras partes del mundo. Pero el país al que se atribuye el mérito de haber originado las maracas que tanto nos gustan en la música latina moderna es Puerto Rico.

Según un estudio de la Universidad de Yale, la maraca es uno de los instrumentos musicales típicos de Puerto Rico que refleja “la influencia de los distintos grupos étnicos y raciales existentes en Puerto Rico durante la colonización de la isla”.

Yale confirma que las maracas proceden de los indios taínos que vivían en la isla cuando llegaron los conquistadores españoles. La maraca se fabrica con el fruto redondo y pequeño del árbol higuera de la isla. Tras extraer la pulpa del fruto por unos agujeros, se introducen en ella pequeños guijarros. Luego se coloca un mango en la cáscara del fruto seco.

En los siglos XIX y XX, la maraca de Puerto Rico se abrió paso en los ritmos musicales que surgían en toda Latinoamérica y el Caribe. Desde la salsa hasta el merengue, las maracas formaban parte de una banda u orquesta que tocaba la música del pueblo.

Con el tiempo, las maracas han sufrido algunas modificaciones en cuanto a diseño y materiales. Hoy en día, las maracas han recorrido el mundo entero, llegando a las manos más famosas de la actualidad. Desde grandes películas de Hollywood, como As Good As It Gets, de 1959, protagonizada por Marilyn Monroe, hasta dibujos animados, como el gran éxito estadounidense Family Guy. Y se les encuentra por todas partes.

Seguro, quizá nunca conozcamos el verdadero origen de las maracas, pero sabemos que no van a desaparecer pronto. Y eso es música para nuestros oídos.

Cathy-Nuestro-Stories-Writer-Image-200x275

By Catherine A. Jones

Cathy’s writing has appeared in The Washington Post Magazine, USA Weekend, People, Romper.com, The Miami New Times, and dozens of other media publications and online sites. Her opinion pieces have appeared on Today.com, El Tiempo Latino, and more.

Recomended for you

The 2023 cohort of the Young Ambassadors Program pose with Smithsonian Museum of the American Latino Director Jorge Zamanillo (far left.) Smithsonian Institution photo.

Abogado activista presenta demanda contra el Museo Nacional del Latino Estadounidense

febrero 26, 2024

Día Internacional de la Lengua Materna

febrero 21, 2024
Sammy Davis Jr singing in the Carre, Bestanddeelnr theater 916-2038.jpg | Sammy Davis Jr tijdens optreden in theater Carre, Bestanddeelnr 916-2038

Sammy Davis, Jr: Ser ‘el hijo de Baby Sánchez’

febrero 19, 2024

Alas de Valor: Esteban Hotesse y los aviadores de Tuskegee

febrero 12, 2024
1 2 3 65

© Copyright 2023 | Nuestro Stories | Todos los derechos reservados

| Política de Privacidad
magnifiercrossmenu