Herencia mexicana de Marilyn Monroe se mantuvo en secreto en Hollywood

Crédito: Wikimedia Commons; ilustración de Nuestro Stories

Por Roberto Leal

De los innumerables libros y películas sobre Marilyn Monroe, casi todos, sin excepción, han tratado los conocidos datos de Hollywood sobre su vida y su carrera: su fenomenal ascenso al estrellato, sus dos matrimonios fallidos, sus abortos, sus romances con JFK y Bobby Kennedy, sus adicciones y la polémica que rodeó su muerte en 1962 a la edad de 36 años. Pero los hechos sobre la herencia mexicana de Marilyn también estaban bien documentados y eran bien conocidos, pero se mantuvieron en secreto para el público cuando Hollywood transformó a Norma Jean Mortensen en Marilyn Monroe.

Una mexicana con cualquier otro nombre

Hollywood situó las raíces familiares ancestrales de Marilyn en el Gran Medio Oeste blanco estadounidense. Eso era cierto en parte, pero omitieron el hecho de que los abuelos maternos de Marilyn abandonaron el Medio Oeste en la década de 1890 para trasladarse a México debido a dificultades económicas. Se trasladaron a lo que hoy es Piedras Negras, solo al otro lado de la frontera desde Eagle Pass, Texas. Rápidamente se adaptaron al estilo de vida norteño de ganaderos y agricultores y se “mexicanizaron” por completo.

La madre de Marilyn, Gladys Pearl, nació en México en 1902, por lo que, por derecho de nacimiento, Marilyn Monroe era latina. A diferencia de algunos famosos de la época, como el bateador Ted Williams, cuya madre era mexicana y que negó su herencia latina durante toda su vida, Marilyn nunca renegó de sus orígenes mexicanos. Pero debido a las presiones y exigencias de Hollywood para que mantuviera una imagen de chica estadounidense, se los guardó para mantener su carrera.

Marilyn reivindica su conexión mexicana

En la cima de su fabulosa carrera cinematográfica, Marilyn fundó su propia productora, Marilyn Monroe Productions (MMP), y ya no se sintió obligada por Hollywood a ocultar su orgullo latino.

Pasó mucho tiempo en México: Ciudad Juárez, Ciudad de México, Acapulco y Baja California. Allí, para horror de los agentes de prensa y publicistas de Hollywood, Marilyn podía dejarse ver abierta y públicamente recibiendo serenatas de mariachis, comiendo tacos, subiendo a lo alto de antiguas pirámides mayas, hablando español en público e, incluso, manteniendo una relación sentimental con el escritor y productor mexicano José Bolaños.

Marilyn compró y decoró su casa con muebles de caoba mexicana. Incluso se hizo una foto con un traje tradicional mexicano de china poblana.

También le gustaban los suéteres mexicanos. Una de las últimas fotos de Marilyn es de ella paseando por la playa con su suéter mexicano. El día de su muerte, encontraron ese suéter sobre sus muebles mexicanos.

¿Su puerto seguro?

No hay duda de que la cámara adoraba a Marilyn Monroe. Era fotogénica, sensual, vulnerable, frágil y hermosa. Fueron esas cualidades las que Hollywood empaquetó y convirtió en un mito; un producto, un personaje llamado Marilyn Monroe que podían comercializar para un público mayoritariamente blanco. Las exigencias y expectativas que se le impusieron para mantener esta fachada pública resultaron dolorosas para su ya dañada psique, fruto de una infancia problemática y de ir de un hogar de acogida a otro. Aferrarse y abrazar su herencia mexicana debió de ser como un puerto seguro para Marilyn Monroe. Era un lugar donde podía ser una latina de espíritu libre y disfrutar de la calidez y el confort de su cultura mexicana y de su derecho de nacimiento. En lo que debe haber sido un giro irónico no intencionado del destino, la película biográfica de Netflix del año pasado sobre Monroe, titulada Blonde, fue protagonizada por la actriz latina Ana de Armas (Knives Out, No Time to Die) en el papel principal como la legendaria bomba rubia. La película se basa en el relato sensacionalista y altamente convertido en ficción de la vida de Marilyn en una novela de Joyce Carol Oates.

¿Estaban los productores de Blonde enviando un mensaje subliminal al público sobre la herencia hispana de Marilyn al elegir a Armas para el papel de Marilyn Monroe? ¿O pudo tratarse de un desliz freudiano motivado por la culpa, en un intento de expiar inconscientemente la supresión del lado mexicano de Marilyn que ella siempre honró pero que el establishment de Hollywood no le permitió celebrar?

En cualquier caso, en algún lugar de su eterno refugio seguro, Norma Jean Mortensen debe estar sonriendo al saber que por fin una estrella latina está dando vida a la verdad de “la mexicana” Marilyn Monroe.

Este artículo de opinión apareció por primera vez en Latin Heat, en la sección de comentarios “Fideo Loco” de Roberto Leal, y fue editado por el equipo editorial de Nuestro Stories.

Cathy-Nuestro-Stories-Writer-Image-200x275

By Sofia Jones

When Sofia Jones is not interviewing Latinx stars for her iHeartRadio podcast, she can be found fostering (and cuddling with) cute small dogs for a South Florida animal rescue nonprofit.

Recomended for you

The 2023 cohort of the Young Ambassadors Program pose with Smithsonian Museum of the American Latino Director Jorge Zamanillo (far left.) Smithsonian Institution photo.

Abogado activista presenta demanda contra el Museo Nacional del Latino Estadounidense

febrero 26, 2024

Día Internacional de la Lengua Materna

febrero 21, 2024
Sammy Davis Jr singing in the Carre, Bestanddeelnr theater 916-2038.jpg | Sammy Davis Jr tijdens optreden in theater Carre, Bestanddeelnr 916-2038

Sammy Davis, Jr: Ser ‘el hijo de Baby Sánchez’

febrero 19, 2024
Unwrapping Puerto Rico’s Christmas Delights: The Tale of Pasteles

Desenvolviendo las delicias navideñas de Puerto Rico: La historia de los pasteles

febrero 16, 2024
1 2 3 66

© Copyright 2023 | Nuestro Stories | Todos los derechos reservados

| Política de Privacidad
magnifiercrossmenu