El jardín de Frida Kahlo: Un campo de batalla entre política y naturaleza

BY: 
Catherine A. Jones
 | enero 5, 2024

Conocemos a Frida Kahlo por sus llamativos autorretratos, con flores en el cabello.

Lo que tal vez muchos no sepan es que las mismas flores entretejidas en sus trenzas procedían probablemente de su jardín cerrado de la Casa Azul, donde nació en 1907 y murió en 1954.

La pintora mexicana más famosa e icono feminista no era solo una artista. Era una jardinera apasionada.

Solo creció así.

“De niña, recogía especímenes de plantas en parques y sitios naturales de Coyoacán, su ciudad natal”, explica Google Arts and Culture. “Como adulta, coleccionaba objetos culturales, incluyendo cientos de pinturas devocionales y miles de fotografías, así como una gran variedad de objetos basados en plantas, desde guías de campo botánicas y publicaciones científicas sobre México hasta libros de poesía, joyas, trajes tradicionales mexicanos y otros objetos. Kahlo también coleccionaba plantas vivas, que llenaban el jardín del patio de su casa, la Casa Azul.”

En 2015, el Jardín Botánico de Nueva York, en el Bronx, Nueva York, creó una exposición de seis meses “para examinar el agudo aprecio de Frida Kahlo por la belleza y la variedad del mundo natural, como lo demuestran su casa y su jardín, así como el complejo uso de la imaginería vegetal en sus obras de arte”.

Los organizadores afirman que más de 50,000 visitantes disfrutaron de la exposición, superando la asistencia a la exposición del jardín de Monet de años antes.

Acerca del jardín de Frida Kahlo

El jardín de Frida Kahlo era su santuario, un lienzo en sí mismo.

Además de flores, la artista cultivaba árboles frutales –naranjos, albaricoques y granadas– y plantas autóctonas de su querido México, como el nopal y el agave.

Ahora resulta evidente que su jardinería era intencional.

“El jardín, como sus cuadros”, escribe el periodista Daniel Glass, “era un campo de batalla donde Kahlo combatía su danza macabra con el dolor y el sufrimiento”.

Para Kahlo, la jardinería no consistía simplemente en alimentar la vida; era un campo de batalla. Desarraigó literalmente el pasado colonial de su jardín arrancando todo lo que no fuera originario de México. Devolvía el espacio a sus raíces indígenas.

La presencia de flora autóctona, como el agave y el nopal, reflejaba su compromiso con la conservación de la herencia y la cultura mexicanas, entrelazando política y naturaleza.

A ello contribuyó su esposo, el muralista de fama mundial Diego Rivera.

“Enfatizó aún más su ideología nacionalista con una pirámide en miniatura de inspiración azteca, diseñada con su esposo Diego Rivera, que sigue en pie entre la vegetación”, escribe artsy.

Juntos, la pareja infundió al espacio simbolismo cultural y fervor artístico. Esta amalgama de arte y horticultura encapsulaba la arraigada conexión de Kahlo con su tierra natal y su incesante búsqueda de la autoexpresión.

“En la década de 1940, Frida Kahlo y su esposo, Diego Rivera, ampliaron el jardín y la casa en la Casa Azul, dando cabida a más plantas y colecciones y construyendo un nuevo estudio para Kahlo”, explica Google Arts and Culture.

Su amor por la horticultura y la jardinería se reflejó en muchos de sus cuadros, como el Retrato de Luther Burbank (1931) y autorretratos como una obra sin título conocida como Autorretrato con collar de espinas y colibrí, de 1940.

“Las pinturas de Frida Kahlo inspiradas en plantas son frecuentemente alegóricas en términos emocionales, sexuales y culturales, y expresan su sentido del ingenio y el juego de dobles significados”, escribe Google Arts and Culture. “A veces, incluso creaba personajes híbridos mitad vegetales, mitad humanos, representándose a sí misma y a quienes la rodeaban”.

Los historiadores del arte creen que el jardín de Kahlo es una obra maestra por derecho propio.

Hoy, los visitantes del jardín de la Casa Azul son recibidos por este legado vivo, un lugar que trasciende el tiempo y que les invita a adentrarse en la psique de Kahlo.

Cada planta susurra historias de dolor, amor y determinación inquebrantable, invitando a los admiradores a contemplar las profundidades de su existencia. “Como todo lo demás sobre Kahlo, su horticultura llama la atención y la recompensa con sacudidas de ardor insaciable y vicario, si le abres los ojos, la mente y el corazón”, escribe la revista New Yorker.

¡Practica la jardinería como Frida Kahlo!

¿Quieres añadir variedad y una gran historia a tu jardín? Planta algunas de las plantas, flores y arbustos comunes que cultivaba Kahlo. Las siguientes son nueve variedades que aún hoy, seis décadas después, crecen en el jardín de Frida Kahlo:

  1. Cactus anciano (Cephalocereus senilis) – “una suculenta alta y columnar de la familia de las cactáceas con espinas que forman finos cabellos blancos que recuerdan a un anciano”.
  2. Girasoles – una planta anual con pétalos de color amarillo brillante y centros marrones que “maduran en una cabeza llena de semillas”.
  3. Planta del corazón o filodendro en forma de corazón: planta de follaje perenne originaria de las regiones tropicales de Sudamérica, Centroamérica y las Antillas. Es una planta de interior muy popular, que ofrece belleza durante todo el año y es fácil de cuidar.
  4. Zinnias – un arbusto que produce delicadas flores a medida que maduran y crean la ilusión de flores bicolores.
  5. Bougainvillea – arbustos parecidos a la vid que producen el despliegue más vistoso de flores en primavera y principios de verano, pero florecen durante todo el año.
  6. Alcatraces – plantas perennes con elegantes flores en forma de trompeta que vienen en una variedad de colores como blanco, rosa, amarillo y naranja.
  7. Cactus órgano – cactus altos y columnares con numerosas ramas y espinas que crecen en racimos.
  8. Caléndulas o cempasúchil – plantas anuales con flores amarillas, naranjas o rojas que florecen en verano y otoño.
  9. Dalias – plantas perennes tuberosas con vistosas flores de distintos colores y tamaños.

Recomended for you

1 2 3 41

© Copyright 2023 | Nuestro Stories | Todos los derechos reservados

| Política de Privacidad
magnifiercrossmenu