Chiles chipotle: Origen picante y popularidad

Chipotle Peppers

Los chiles tienen una historia rica, fascinante y picante que se remonta a miles de años. 

De hecho, el ser humano lleva comiendo estos frutos picantes desde hace unos 6,500 años, lo que los convierte en uno de los cultivos más antiguos del mundo. Pero, ¿qué es exactamente lo que los hace picantes?

¿Y por qué es tan popular el chile chipotle?


Los picantes orígenes de los chiles

Se cree que los chiles tienen su origen en América Central o del Sur.

Evidencia arqueológica apunta a su cultivo en el centro-este de México, las tierras altas de Perú, Bolivia e incluso la selva amazónica.

Estos chiles fueron uno de los primeros cultivos de autopolinización de estas regiones, y su uso se extendió rápidamente por todo el continente americano.

El factor picante: la capsaicina

El secreto del picante de los chiles reside en un compuesto llamado capsaicina. Es inodoro e insípido, salvo por su intenso picor. Los capsaicinoides, las sustancias químicas producidas en el fruto, se encuentran sobre todo en las membranas que rodean las semillas y ligeramente en la pulpa. Y se ha usado para aromatizar y conservar alimentos durante más de 8,000 años.

“La capsaicina también tiene usos medicinales, y se usaba ya en la época de los antiguos mayas para tratar heridas infectadas, dolores de oído y problemas gastrointestinales”, escribe GardeningKnowHow. “Seguimos usándola hoy en día como ingrediente principal en productos para aliviar el dolor, como geles, parches y pomadas”.

Introducción del chile chipotle

Ahora, hablemos del chile chipotle. El nombre “chipotle” tiene sus raíces en la lengua náhuatl, hablada por los aztecas.

“El nombre de chile chipotle deriva de la palabra náhuatl chilpoctli, que significa “chile ahumado”, también conocido como chile meco y chilpotle”, escribe el Austin Chronicle.

Cultivado por primera vez en México, este chile se convirtió en parte integral del paisaje culinario. Desde allí, viajó por todo el mundo gracias a los exploradores europeos durante el Intercambio Colombino, en los siglos XV y XVI. En la actualidad, este popular chile es habitual en platos mexicanos y TexMex.

Algunos se preguntan si el chipotle es lo mismo que un jalapeño. La respuesta: sí… y no. Los jalapeños son verdes y se comen crudos, en vinagre o en conserva, y el chipotle es un jalapeño rojo que se seca y se ahúma. Básicamente, el proceso de ahumado les da un sabor ahumado distintivo que los diferencia.

“Hay dos tipos principales de chipotles: morita y meco”, explica el Austin Chronicle. “El morita, que significa ‘mora pequeña’, se cultiva principalmente en el estado de Chihuahua; es más pequeño que el meco, con un exterior rojizo-púrpura oscuro. … El chipotle meco, más grande, también conocido como chile ahumado o típico, es de color grisáceo-canela con una superficie de aspecto polvoriento”.

Entonces, ¿cómo se comparan con otros chiles? Bueno, los chipotles se sitúan entre moderados y picantes. No son tan abrasadores como los habaneros o los jolokia, pero sin duda son muy potentes.

La popularidad del chipotle

El chile chipotle es probablemente el chile más popular, gracias a la cadena de restaurantes mexicanos de comida rápida que lleva su nombre.

El emprendedor Steve Ells fundó Chipotle Mexican Grill en 1993. Ells, que estudió en el Culinary Institute of America, abrió el primer restaurante Chipotle en Denver, cerca del campus de la Universidad de Denver, con un préstamo de 75,000 dólares de su padre.

“Ells y su padre calcularon que el local tendría que vender 107 burritos al día para ser rentable; sin embargo, al cabo de un mes, el restaurante original vendía más de 1,000 burritos al día”, escribe el sitio LiveAbout. “Ells había planeado originalmente usar los fondos del primer Chipotle para abrir un restaurante de alta cocina, pero en su lugar se centró en Chipotle Mexican Grill cuando el restaurante mostró el potencial para un mayor éxito”.

Luego, en 1998, McDonald’s realizó una inversión minoritaria inicial en Chipotle, lo que permitió una rápida expansión de 16 restaurantes a más de 500 establecimientos en 2005.

Hoy, la mayoría de nosotros pensamos en Chipotle Mexican Grill cuando escuchamos “chipotle”, mientras que los chiles chipotle condimentan nuestros platos en casa y fuera de ella, con ese irresistible sabor ahumado que a todos nos encanta.

Receta de chili vegetariano con chipotle para el Super Bowl

Imagínate un tazón caliente en tus manos durante el Super Bowl. El tazón es pesado, lleno de verduras sustanciosas y chiles picantes que, en solo unos instantes, abrumarán tu paladar.

Esta receta de chili vegetariano con chipotle no solo te golpea con una amplia gama de sabores equilibrados, sino que además tiene un toque sorpresa de cítricos añadido hacia el final: jugo de limón.

Impresiona aún más a tus papilas gustativas (y a los invitados para el Super Bowl) añadiendo un poco más de textura y vitalidad. Cubre tu chili con guarniciones como guacamole, crema agria, rodajas de jalapeño y cilantro.

Este chili vegetariano con chipotle es fácil de hacer, con solo una olla durante todo el proceso de cocción. Perfecto para sentarse y animar a tu equipo.

Chili vegetariano con chipotle

Porciones: 6-8

Ingredientes:

3 cucharadas de aceite de oliva

1 cebolla amarilla mediana, picada

5/8 de cucharadita de sal marina, dividida

1/4 de cucharadita de pimienta, dividida

2 dientes de ajo picados

1 pimiento rojo picado

1 lata (14 onzas) de tomates asados en dados

1 lata (14 onzas) de frijoles rojos, escurridos y enjuagados

1 lata (14 onzas) de frijoles pintos, escurridos y enjuagados

1 taza de caldo de verduras

1 lata (7 onzas) de chipotles en salsa de adobo

2 latas (15 onzas cada una) de elote dulce con líquido

2 limones, exprimidos

guacamole (opcional)

crema agria (opcional)

rodajas de jalapeño (opcional)

cilantro (opcional)

Preparación:

En un horno holandés grande, calienta el aceite a fuego medio. Añade la cebolla, 1/2 cucharadita de sal y 1/8 de cucharadita de pimienta. Revuelve y cocina durante 5 minutos hasta que la cebolla esté translúcida. Añade el ajo y el pimiento rojo. Remueve y cocina durante 8 minutos hasta que estén blandos.

Añade los tomates, los frijoles rojos, los frijoles pintos, el caldo, los chipotles en adobo, el maíz, el resto de la sal y el resto de la pimienta. Cuece a fuego lento durante 25 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que el chile haya espesado.

Exprime el jugo de limón en la olla; revuelve. Sirve con guacamole, crema agria, rodajas de jalapeño y cilantro, si lo deseas.

Encuentra más recetas perfectas para el clima más fresco en Culinary.net.

Cathy-Nuestro-Stories-Writer-Image-200x275

By Catherine A. Jones

Cathy’s writing has appeared in The Washington Post Magazine, USA Weekend, People, Romper.com, The Miami New Times, and dozens of other media publications and online sites. Her opinion pieces have appeared on Today.com, El Tiempo Latino, and more.

Recomended for you

Brazilian Moqueca: A Symphony of Simplicity

Más allá de la sopa de almejas: sopas sudamericanas

febrero 28, 2024

Más allá del fútbol: los aguacates colombianos marcan la diferencia

febrero 20, 2024

La controvertida historia del taco bol

enero 23, 2024

Crónicas del pozole: de la complejidad a la comodidad

enero 16, 2024

© Copyright 2023 | Nuestro Stories | Todos los derechos reservados

| Política de Privacidad
magnifiercrossmenu