Historia culinaria de las cobayas

BY: 
Catherine A. Jones
 | abril 1, 2024

Esta semana mi hija cumplió trece años y pensé “¿Qué mejor momento para que tenga una mascota?”.

En lugar de un bulldog exigente o un gato descarado, opté por un nuevo tipo de mascota en nuestro hogar: una cobaya, pues son conocidas por su bajo mantenimiento y su gran ternura.

Así que hice lo que cualquier madre responsable haría: busqué en Google todo lo relacionado con las cobayas: ¿en dónde puedo comprar una? ¿Qué necesitan? ¿Qué comen? Ya sabes, la información habitual.

Entonces, de la nada, encontré una receta de cobaya a la parrilla y ¡una imagen de una cobaya cocinada! ¡Luego empezaron a aparecer más recetas e imágenes!

Mi búsqueda en Google de una sorpresa para una cumpleañera dio un giro bastante retorcido. 

Les prometo que cocinar y servir a la mascota de la familia no es lo que tenía en mente, pero tengo que admitir que despertó mi interés, así que decidí profundizar en la historia culinaria de las cobayas.

La historia culinaria de las cobayas

Descubrí que la cobaya cocida es uno de los platos nacionales de Ecuador y también se sirve en Perú, ¿qué diablos?

“En Ecuador, la cobaya es un platillo tradicional popular y una parte importante de la cultura culinaria del país. Suele servirse en ocasiones especiales como bodas, festivales y otras celebraciones”, explica la web de viajes AmigosInternational.org.

¿Cómo se convirtió una querida mascota norteamericana en uno de los principales platillos de Sudamérica?

Me puse en plan reportera de investigación y puse manos a la obra. Envié inmediatamente mensajes de texto a mis amigos ecuatorianos y peruanos para llegar al fondo de esta “exquisita comida tradicional”.

No me sorprendió que, una vez metida de lleno en mi investigación, me dijeran que la cobaya “sabe a pollo”.

Y eso no es todo lo que descubrí.

Los antiguos orígenes de la cobaya

Mi amiga Rachel me contó que la tradición de comer cobaya se remonta a hace mucho tiempo, como miles de años. 

Por lo que he investigado, Rachel tenía razón.

La página web TheSpruceEats explica que “Se llama cobaya y es un platillo local que se remonta al siglo XII d.C., cuando los incas gobernaban los Andes”.

También leí que los incas veneraban a las cobayas y las consideraban sagradas. Como parte de sus prácticas religiosas, las asaban como ofrenda a los dioses. Estos pequeños y adorables “roedores” tenían un significado inmenso en los rituales incas, ya que simbolizaban la fertilidad, la abundancia y la conexión espiritual.

Otra historia que encontré cuenta que la tradicional cobaya asada se estrenó en una lujosa boda. A partir de ese momento, se convirtió en un apreciado platillo nupcial, símbolo de amor, unidad y celebración.

“La cobaya no se come todos los días ni por todos los habitantes de la sierra ecuatoriana”, escribió National Geographic. “Sin embargo, el roedor, llamado cobaya, sigue siendo venerado por muchos y sirve como centro de mesa en celebraciones especiales”.

Del campo a las calles de la ciudad

“Es un platillo que se come sobre todo en el campo”, dijo Destiny, la hermana ecuatoriana de Rachel. “Pero ahora se está popularizando en todas partes porque muchos chefs lo preparan”.

Y es verdad.

“Una ola de chefs limeños de vanguardia se están volviendo gourmet con este ingrediente, usando cobaya en platos nikkei en lugar de pescado ahumado o suavizado como terrina en menús de degustación”, comentó CondeNasteTraveler. “También hay cobayerías, restaurantes especializados en cobayas, que se encuentran en las regiones de Arequipa y Cusco”.

Aunque la cobaya se asocia más estrechamente con Ecuador, también se sirve en el vecino Perú, que comparte raíces culinarias andinas similares, así que le pregunté a mi amigo peruano Christian y me dijo que “por supuesto” había oído hablar del platillo, pero que nunca lo había probado.

Eso me lleva de vuelta a Rachel. Dijo que, al crecer en Estados Unidos, nunca había probado la cobaya asada, pero eso no significa que esta no se coma fuera de Ecuador o Perú.

“En Nueva York también cocinan cobaya, ¿sabes?”, me dijo.

Una vez más, tenía razón. Una rápida búsqueda de “cobaya” en las redes sociales me llevó a un reel tras otro de gente asando cobayas en las calles de Nueva York.

Cobayas como mascotas

Luego de días de investigación, encontré a un YouTuber del Reino Unido que explicaba los pormenores de tener cobayas como mascotas, no como alimento. 

Compartí todos mis descubrimientos con mi hija, incluida la parte del asado. Una parte de mí no quería que buscara cobayas en Google y se encontrara con la imagen de un animalito asado, pero otra parte de mí simplemente no podía contener todo esto. ¿Su respuesta?

“Sigo queriendo una cobaya”, me dijo. ” y prometo que no me la comeré”.

Esa sí que es una dueña responsable. Creo que está preparada para querer y cuidar a una cobaya.

Por Catherine A. Jones

Los artículos de Cathy han aparecido en The Washington Post Magazine, USA Weekend, People, Romper.com, The Miami New Times y docenas de otras publicaciones y sitios web. Sus artículos de opinión han aparecido en Today.com, El Tiempo Latino, etcétera.

Recomended for you

Brazilian Moqueca: A Symphony of Simplicity
Chipotle Peppers

© Copyright 2023 | Nuestro Stories | Todos los derechos reservados

| Política de Privacidad
magnifiercrossmenu